Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Actividad cultural
Usted está aquí » Actividad cultural » Actividad literaria » Ismael Garzón »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoIsmael Garzón. Director del Taller Escuela Mariano Moreno, de periodismo y comunicación

Vía https://www.laautenticadefensa.net - Edición del 05/dic/2009




Ismael Garzón


 Los inconfundibles bigotes de Salvador Dali.

En épocas muy posteriores a la Edad Media, era indispensable que caballeros de hidalga figura lucieran en sus rostros impecables bigotes. La cinematografía, a través de actores prototipos de distintas etapas de la industria cinematográfica se regodearan con personales ´mostachos´ dignos de la admiración de los cinéfilos de todas las películas del mundo, incluyendo las de producción argentina.

Nos permitimos hace una alusión a los enormes bigotes que solían usar los germanos en la Edad Media llamaron la atención de los habitantes de la Península Ibérica, no menos que los juramentos y las imprecaciones que proferían aquellos bárbaros.

Con inusitada frecuencia, los germanos exclamaban bi Got! ´¡por Dios!´. Más que un juramento, era una mera interjección. Sin entender lo que aquella palabra significaba, los españoles empezaron a llamar bigot a los hombres bigotudos hasta que, con el tiempo, la palabra ya castellanizada como bigote sirvió para denominar el propio apéndice piloso.

Creemos que el rostro del pintor Salvador Dali, por solo tomar un ejemplo, ilustra un tipo de bigote que hace inconfundible su cara.

Muchos creen que bigote llegó al español bajo el Imperio de Carlos I (Carlos V de Alemania) con el fuerte contingente germánico que entró por entonces a la Península. Sin embargo, Carlos I gobernó el Imperio a comienzos del siglo XVI, y bigote aparecía ya en el Diccionario latino-castellano, de Nebrija.

Por otra parte, aunque la etimología parece suficientemente comprobada, no es seguro que hayan sido los germanos quienes llevaron la palabra a la Península. En efecto, allá por el siglo XII, en Francia se llamaba bigot a los normandos, y en esa época, al otro lado del canal de la Mancha, los ingleses pronunciaban bi God ´por Dios´. Sobre esta base, se plantea la duda acerca de si esta voz fue traída al español por los germanos o por los franceses.

En un trabajo de 1968, el académico Rafael Lapesa afirmaba que bigote debía su origen al bi Got proferido por unos guardias suizos que participaron en la Reconquista de Granada y que habían llegado a España en 1483, una fecha perfectamente compatible con el registro de Nebrija arriba mencionado.

Por lo antedicho resulta larga la historia del bigote, y, sin duda, los estudios etimológicos nos permiten ampliar su historia, de simpáticas circunstancias y original prosapia.

El autor es director y docente de periodismo, comunicación y oratoria del Taller Escuela Mariano Moreno (TEMM).


Este artículo se muestra en "Portal de Campana" de forma temporal y automática. Sin modificaciones.
Por temas de Copyright se incluye un link al artículo original en https://www.laautenticadefensa.net.


 





 






Se han visto 40107365 Páginas, desde el sábado, 23/jun/2007
OnLine: 200 personas (200 visitantes anónimos)
© Portal de Campana, Ciudad de Campana, Buenos Aires, Argentina
• Condiciones de Uso • Formulario de Contacto •
Owner: MatrixWay  
Campana - Bs.As. - AR - jueves, 21/ene/2021 - 15:29
Sistema FuncWay (c) 2003-2007