Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Actividad cultural
Usted está aquí » Actividad cultural » Actividad literaria » Ismael Garzón »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoIsmael Garzón. Director del Taller Escuela Mariano Moreno, de periodismo y comunicación

Vía https://www.laautenticadefensa.net - Edición del 17/abr/2010




 Por Ismael Garzón

En un programa de preguntas y respuestas de la televisión, un participante debió responder sobre la vinculación de la frase "Yo tuve un sueño" con un hombre distinguido con el premio Nobel de la Paz 1964. No hubo respuesta.

La secuencia televisiva promovió mi deseo de seguir "jugando con las palabras", mi entretenimiento cotidiano que a veces hago público, en radio o televisión, en este caso, evocando a Martin Luther King, que se recuerda como "apóstol de la no-violencia", a quien precisamente se debe la memorable frase que titula este artículo.

El doctor Luther King recibió también otros lauros, muriendo por balas asesinas de fanáticos contrarios a su lucha por la igualdad, el 4 de abril de 1968, en Menphis, Tennesee, EE.UU.

¿Y como sentir a la manera del pastor estadounidense? Cómo suelo hacerlo, entre sueños y vigilias. Después vienen las palabras. Y entonces recuerdo la pieza oratoria del líder negro, con su discurso pronunciado en la escalinata del mausoleo de Abraham Lincoln, en Washington, el 29 de agosto de 1963, ante 400.000 personas, entre las que estaban, además de negros, gran número de dirigentes blancos, de todas las confesiones religiosas.

Ese día el orador dio un mensaje que los maestros de oratoria de todo el mundo consideran ejemplar, en cuanto al manejo de la retórica, y que nosotros lo conservamos entre las piezas dignas de los mejores tratados en la materia, por nuestra vocación personal en lo que es competencia de nuestra tarea docente. Y la idea no viene sólo por lo que dijo, sino como lo dijo, exaltando la libertad, la igualdad racial, su profunda fe en el hombre y la humanidad, vislumbrando los sueños de los habitantes de cualquier país de la tierra.

El doctor Luther King soñaba con optimismo en un futuro de convivencia pacífica y armónica.

Yo también tuve un sueño. Un gran sueño. Sueño que homologa mi propio sueño: el de una Argentina en la que cada día se nos permita celebrar que alguien se cura de una enfermedad, porque hay medicamentos y atención médica para todas las edades, porque los jueces cada día dictan una sentencia justa, porque los corruptos se arrepienten y devuelven los dineros deshonestamente habidos.

Yo tuve un sueño, en el que entre Gobierno y gobernados se establecía un diálogo serio e inteligente, con mutuo respeto por las ideas, fundamentadas exclusivamente en actitudes y comportamientos éticos y morales.

Cito, como colofón de este artículo, un epígrama del libro "Sueño que sueña", de Roberto Alifano, prologado por Jorge Luis Borges: "Chuang Tzu, filósofo chino, soñó que era una mariposa y no sabía, al despertar, si era un hombre que había soñado ser mariposa o una mariposa que ahora soñaba con ser hombre".

El autor, periodista y escritor, es director y docente de Oratoria, Periodismo y Comunicación, en el Taller Escuela Mariano Moreno (TEMM). Su correo electrónico: ismaelgarzon2003@yahoo. com


Este artículo se muestra en "Portal de Campana" de forma temporal y automática. Sin modificaciones.
Por temas de Copyright se incluye un link al artículo original en https://www.laautenticadefensa.net.


 





 






Se han visto 40107123 Páginas, desde el sábado, 23/jun/2007
OnLine: 189 personas (189 visitantes anónimos)
© Portal de Campana, Ciudad de Campana, Buenos Aires, Argentina
• Condiciones de Uso • Formulario de Contacto •
Owner: MatrixWay  
Campana - Bs.As. - AR - jueves, 21/ene/2021 - 14:57
Sistema FuncWay (c) 2003-2007