Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Actividad cultural
Usted está aquí » Actividad cultural » Actividad literaria » Ismael Garzón »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoIsmael Garzón. Director del Taller Escuela Mariano Moreno, de periodismo y comunicación

Vía https://www.laautenticadefensa.net - Edición del 13/jun/2010


En las clases de lingüística y oratoria en el Taller Escuela Mariano Moreno, se menciona con cierta frecuencia los términos anacoluto y solecismo. Tratamos de complacer a estudiosos de los vocablos citados de acuerdo a los planes de estudio del establecimiento.

El anacoluto es un cambio repentino en la construcción de la frase, que produce una inconsistencia; como si se hubiera cambiado la frase en el medio. Es habitual e inconsciente como parte del habla informal, pero en algunos casos se utiliza adrede, como figura retórica. En este caso suele denominarse reticencia y consiste en dejar incompleta una frase o no acabar de aclarar una especie, dando, sin embargo, a entender el sentido de lo que no se dice, y a veces más de lo que se calla.

Etimológicamente Anacoluto proviene del latín anacoluthon, y éste del griego anakólouthon (que significa ´que no sigue, inconsecuente´); palabra compuesta con el prefijo privativo ??- (an-) y la radical también griega akóluthos acólito (consecuente, compañero de camino).

Su prácticamente sinónimo, solecismo, proviene del latín soloecismos, que a su vez deriva del griego soloikismós (´falta a las reglas del idioma´). Su origen es la palabra soloikos aplicada a los habitantes de Soloi, en Cilicia, que hablaban una variedad de griego altamente peculiar.

Anacoluto tiene incidentalmente el significado de la frase latina non sequitur en lógica, es decir una expresión inconsecuente, falta de concordancia, que se aparta del logos en cuanto sentido de un discurso.

Otra palabra

Oportuno, según el lingüista Ricardo Soca, destaca que es fácil imaginar cómo nada podía haber más oportuno para los navegantes de otras épocas, que recorrían los mares en busca de vientos que los favorecieran, que uno que empujara sus velas hacia el puerto anhelado.

Ése es, precisamente, el origen de la palabra oportuno, que aparece por primera vez en castellano hacia 1440, tomada del latín opportunus ´cómodo´, ´bien situado´, ´oportuno´, formada por op ´hacia´ y portus ´puerto´, literalmente, ´hacia el puerto´.

El autor es director y docente de oratoria, lingüística y periodismo en el Taller Escuela Mariano Moreno (TEMM). www.tallerdeperiodismo.com/ar ismaelgarzon2003@yahoo.com


Este artículo se muestra en "Portal de Campana" de forma temporal y automática. Sin modificaciones.
Por temas de Copyright se incluye un link al artículo original en https://www.laautenticadefensa.net.


 





 






Se han visto 40107296 Páginas, desde el sábado, 23/jun/2007
OnLine: 227 personas (227 visitantes anónimos)
© Portal de Campana, Ciudad de Campana, Buenos Aires, Argentina
• Condiciones de Uso • Formulario de Contacto •
Owner: MatrixWay  
Campana - Bs.As. - AR - jueves, 21/ene/2021 - 15:18
Sistema FuncWay (c) 2003-2007