Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Actividad cultural
Usted está aquí » Actividad cultural » Actividad literaria » Ismael Garzón »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoIsmael Garzón. Director del Taller Escuela Mariano Moreno, de periodismo y comunicación

Vía https://www.laautenticadefensa.net - Edición del 19/feb/2011





 

El título de esta columna, corresponde a una sentencia de Antón Chejov y nos resulta oportuno comenzarla con referencias al escritor Augusto Monterroso nacido en Tegucigalpa Honduras, 21 de diciembre de 1921. Fue un escritor un guatemalteco, conocido por sus colecciones de relatos breves e hiperbreves. El título de esta columna integra precisamente uno de sus cuentos más conocidos, reconocidos por el escritor italiano Italo Calvino e incluida en una de sus antologías.

Sin embargo, a los 15 años su familia se estableció en Guatemala y desde 1944 fijó su residencia en México, al que se trasladó por motivos políticos.

Narrador y ensayista guatemalteco, empezó a publicar sus textos a partir de 1959, en ese año salió la primera edición de Obras completas (y otros cuentos), conjunto de incisivas narraciones donde comienzan a notarse los rasgos fundamentales de su narrativa: una prosa concisa, breve, aparentemente sencilla que, sin que el lector lo note en una primera lectura, está llena de referencias cultas así como un magistral manejo de la parodia, la caricatura y el humor negro. En 2000 recibió el Premios Príncipe de Asturias de las letras por los méritos de toda su carrera.

Tito, como lo llamaban sus allegados, el gran hacedor de cuentos y fábulas breves, falleció en México el 7 de febrero de 2003.

Es considerado como uno de los maestros de la mini-ficción y, de forma breve, aborda temáticas complejas y fascinantes, con una provocadora visión del mundo y una narrativa que deleita a los lectores más exigentes, haciendo habitual la sustitución del nombre por el apócope. Entre sus libros destacan además: La oveja negra y demás fábulas (1969), Movimiento perpetuo (1972), la novela Lo demás es silencio (1978); Viaje al centro de la fábula (conversaciones, 1981); La palabra mágica (1983) y La letra e: fragmentos de un diario (1987). En 1998 publicó su colección de ensayos La vaca.

Su composición "Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí", estuvo considerada como el relato más breve de la literatura universal durante muchos años, En 1970 ganó el premio Magda Donato, en 1975 el premio Villaurrutia y en 1988 le fue entregada la condecoración del Águila Azteca, por su aporte a la cultura de México..

Insertamos en esta columna, otro de sus cuentos más celebrados:

La Oveja negra

En un lejano país existió hace muchos años una Oveja negra. Fue fusilada. Un siglo después, el rebaño arrepentido le levantó una estatua ecuestre que quedó muy bien en el parque.

Así, en lo sucesivo, cada vez que aparecían ovejas negras eran rápidamente pasadas por las armas para que las futuras generaciones de ovejas comunes y corrientes pudieran ejercitarse también en la escultura.

"Lo breve, si bueno, dos veces bueno". (Baltasar Gracián)

El novelista y dramaturgo ruso Antón Chejov (1860.1904), renovador del teatro moderno, sentenció: "Lo que leo siempre me parece muy extenso. También lo que yo escribo". Téngase en cuenta el pensamiento de Chejov para analizar los cuentos de Monterroso.

El autor es director del Taller Escuela Mariano Moreno, de Periodismo y Comunicación.


Este artículo se muestra en "Portal de Campana" de forma temporal y automática. Sin modificaciones.
Por temas de Copyright se incluye un link al artículo original en https://www.laautenticadefensa.net.


 





 






Se han visto 40106574 Páginas, desde el sábado, 23/jun/2007
OnLine: 247 personas (247 visitantes anónimos)
© Portal de Campana, Ciudad de Campana, Buenos Aires, Argentina
• Condiciones de Uso • Formulario de Contacto •
Owner: MatrixWay  
Campana - Bs.As. - AR - jueves, 21/ene/2021 - 13:40
Sistema FuncWay (c) 2003-2007